Experiencia, Excelencia y Expertise desde 1975
RESEÑAS
  APROPIACION INDEBIDA. CONCEPTO Y FACULTADES DEL ADMINISTRADOR

La Sala Segunda del Tribunal Supremo, en su sentencia de 14 de noviembre de 2006, consideró que la constitución de planes de pensiones por parte del presidente de una entidad bancaria, a partir de fondos no incluidos en los estados contables del banco, para compensar las desigualdades salariales existentes entre los distintos miembros del Consejo de Administración, no es constitutivo de un delito de apropiación indebida ex art. 252 CP.

jueves, 23 de noviembre de 2006

Según la referida sentencia, la esencia del delito de apropiación indebida radica en el abuso de poder de disposición sobre el patrimonio ajeno. De tal forma que, conforme a lo ya establecido anteriormente en sus SSTS de 224/1998, de 26 de febrero de 1998 y 841/2006, de 17 de julio de 2006, como requisito del tipo se exigirá que por parte del administrador se haya abusado de los poderes legalmente otorgados: "cuando se trata de dinero u otras cosas fungibles" se requiere que "el autor ejecute un acto de disposición sobre el (...) dinero recibido que resulte ilegítimo en cuanto que excede de las facultades conferidas por el título de recepción, dándole en su virtud un destino definitivo distinto del acordado, impuesto o autorizado". A partir de la referida doctrina jurisprudencial, la comentada sentencia absuelve al acusado, fundamentalmente, en base a tres principales argumentos. En primer lugar, por entender que éste tenía poderes suficientes otorgados por el Consejo de Administración para constituir fondos o planes de pensiones, actuando como apoderado y ejerciendo una facultad concreta expresamente acordada por éste. En segundo lugar, porque la constitución de pensiones para el personal de la sociedad es un ámbito de decisiones lícitas que la Ley mercantil contempla expresamente. Por último, por apreciar que la disposición de un fondo extracontable no es constitutivo de apropiación desleal en los términos previstos en el art. 252 CP. Entiende el TS que la infracción no constituiría una acción típica, en primer lugar, por el hecho de que no se haya causado ningún perjuicio hacia la entidad financiera, pues aunque efectivamente no estaban contabilizados, no habían salido del patrimonio del banco y, en todo caso, retornaron antes de ser sometidos a aprobación de la Junta. De otro lado, porque, con independencia de que se trate de un hecho que no ha sido objeto de acusación, se ignora quién dispuso la constitución de tales fondos y si de la constitución de los mismos se ha derivado algún tipo de responsabilidad que haya determinado un perjuicio patrimonial. Borja Almodóvar Puig Abogado





MAPA WEB   CONTACTO
HOME
NOSOTROS
MULTIMEDIA
RESEÑAS
CONTACTO
ÁREA PRIVADA
Hermosilla, 31 - 4º Izquierda
28001 Madrid
Tel: +34 91 431 17 75
Fax: +34 91 576 46 40