Experiencia, Excelencia y Expertise desde 1975
RESEÑAS
  ADN EN UN CIGARRO ABANDONADO

La Audiencia Provincial de Madrid en sentencia de 9 de octubre de 2006, declara la validez y eficacia como prueba de cargo de una muestra de ADN obtenida de los restos de un cigarro abandonado por el procesado en las dependencias policiales, sin necesidad de autorización judicial ni consentimiento del detenido.

martes, 20 de febrero de 2007

En dicha sentencia se condena al acusado por un delito de agresión sexual en base a la prueba de ADN obtenida de una colilla abandonada en un cenicero por el procesado durante su detención. La muestra de saliva constituyó prueba de cargo de su condena, a pesar de que el procesado se negó en todo momento a prestar su consentimiento a la extracción de una muestra biológica, y la obtención de dicha muestra no se acordó por resolución motivada del juez al amparo del art. 363.2 LECrim. El criterio jurisprudencial del Tribunal Supremo al respecto, ha oscilado en los últimos años entre posturas no siempre conciliadoras. Un claro ejemplo lo constituye la STS 501/2005, de 19 de abril, en la que, ante un supuesto similar, se absolvió al acusado de sendos delitos de coacciones y daños terroristas, fundamentando su resolución en que con independencia de las razones de urgencia en la actuación policial durante el proceso de investigación de un delito, la falta de resolución judicial que ordenara la práctica de la obtención y conservación de la muestra biológica de saliva en la celda del acusado, constituye un defecto de orden procesal que convierte en prueba ilícitamente obtenida la de ADN con que se condenó al acusado en primera instancia. No obstante, la tesis propuesta por dicha sentencia ha sido sobradamente superada por otra corriente interpretativa más laxa, de la que realiza un exhaustivo examen la STS de 14 de febrero de 2006, siendo precisamente ésta la que la Audiencia de Madrid toma como referencia a la hora de emitir su fallo. El primer argumento con el que la Audiencia motiva la validez y eficacia de la obtención del medio probatorio, se recoge precisamente de esta última sentencia del Tribunal Supremo, que establece que la intervención del juez en el ámbito de la investigación de un delito, salvo en supuestos de afectación de derechos fundamentales no debe impedir la posibilidad de actuación de la policía, que posee espacios de actuación autónoma en dicho ámbito. Asimismo, la comentada sentencia entiende que la policía no actuó en modo alguno sobre el cuerpo del detenido, ni se empleó fuerza o coacción, limitándose a recoger un resto abandonado, pues desde que el procesado se deshizo de la colilla en el cenicero, ésta se convirtió en una res nullius, a merced de terceros que en este caso fue la policía. El giro dado por la jurisprudencia del Tribunal Supremo tras la sentencia de 14 de febrero de 2006, postura a la que ya venían apuntando otras resoluciones anteriores, parece que se ha consolidado no sólo en la propia Sala Segunda, sino también entre la jurisprudencia menor como se demuestra precisamente de la sentencia que ahora comentamos. Lola Pajarón de la Fuente. Abogada del “Gabinete Jurídico Miguel Bajo”





MAPA WEB   CONTACTO
HOME
NOSOTROS
MULTIMEDIA
RESEÑAS
CONTACTO
ÁREA PRIVADA
Hermosilla, 31 - 4º Izquierda
28001 Madrid
Tel: +34 91 431 17 75
Fax: +34 91 576 46 40